Social streaming: me ves y conversamos

IMG_1580-01

El tiempo real tiene siempre un extra. Cada gesto, cada palabra es el que es, sin cortes, ni postproducción. Permite con total transparencia compartir un evento, un acto, una experiencia con quienes están presentes en la sala y quienes están al otro lado de la pantalla.

Bueno, eso está muy bien. Pero se puede pensar que con la televisión ya estamos acostumbrados a conciertos, ruedas de prensa, cortes informativos desde el lugar de los hechos e incluso a Eurovisión. Nada nuevo bajo el sol. ¿O si? Porque el social streaming o difundir en directo a través de las redes sociales permite conversar en tiempo real -a través de texto- con quienes nos están viendo.

¿Cómo hacer un directo? ¿En qué redes sociales?

El truco es saber dónde podemos tener más seguidores, promocionar nuestro evento “live” utilizando esas mismas redes donde lo vamos a difundir y contar con el creciente amor que Facebook, Twitter o Youtube muestran a la emisión en tiempo real.

Aunque todos compiten entre ellos ser la referencia en el directo y pueden ser utilizadas indistintamente, cada  red y sistema tiene sus puntos fuertes y sus debilidades. Periscope de Twitter es perfecto para moverse con un móvil y contar lo está pasando de forma dinámica. Su vocación es que sus contenidos sean efímeros, que generen mucha interacción en su chat de comentarios y muchos corazones de colores que es como se visualizan los “likes”.

Por parte su Facebook Live tiene la ventaja de que pertenece a la que todavía es la red social mayoritaria (al menos en Occidente) , un formato puede adaptarse a diferentes cámaras y que tras la transmisión mantiene en el “timeline” todo el tiempo que se desee. Además se pueden gestionar más fácilmente las opciones de privacidad.

Es fundamental que el sonido sea de calidad.  A fin de cuentas se tiene que entender lo que se dice. Os ponemos un ejemplo que recientemente realizamos en una rueda de prensa del Museo Oteiza.

Captura de pantalla 2017-06-27 a las 11.01.17

Vivimos en un universo de imágenes, recuperamos con mediación de la tecnología formas de contar propias de la tradición oral, pero lo textual resiste. Es un elemento clave en la interacción entre humanos y entre nosotros y las máquinas.

Así que celebremos la unión de la presencia, la distancia, la imagen, el sonido y la palabra escrita. Saquémosle partido.

Eso si, una pequeña recomendación, antes de emitir un evento, probar, probar, probar, probar…

Y si necesitáis ayuda ya sabéis donde estamos. Con apoyo técnico y un poquito de planificación todo sale mejor. ;)

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.